¿Cómo renegociar deudas?

Tabla de contenidos
Existen varias formas de renegociar tu deuda. Te comentamos los pasos a seguir según tu situación.

Kiko Matamoros ha sido una cara común en televisión, pero sus últimas apariciones no han sido tan benévolas: en 2021 fue uno de los reportados en la lista de Morosos, debido a sus cuantiosas deudas con Hacienda, de más de 700.000 euros. Si tienes saldos por pagar, tú no tienes que llegar a unas cifras tan altas para tomar cartas en el asunto, ya que aquí te explicaremos cómo renegociar deudas.

Un alto porcentaje de la población española tiene créditos. No hay que sentir vergüenza por la situación. Según las estadísticas, cada ciudadano tiene en promedio unos 30.000€ en deuda adquirida. 

Aunque no todo aquel que tiene deudas entra en morosidad. De hecho, muchos expertos en salud financiera estiman que tener deudas puede ser beneficioso, si se usan para apalancar un negocio, o para invertir y sacar nuevas rentabilidades.

Pero, ¿qué sucede con aquellos que no pueden pagar sus compromisos financieros? Aquí presentaremos varias opciones que pueden explorar, antes de caer en la bancarrota

¿En qué consiste negociar una deuda?

Es evidente que no se tiene capacidad económica suficiente cuando no se pagan las deudas. Pero las medidas deben tomarse antes de que se entre en este estado de morosidad.

Una forma fácil y rápida de calcular la liquidez, es sumando todas las deudas. Si esto te da más del 40% de los ingresos, estás en un caso de sobreendeudamiento.

Aunque puede dar la sensación de que se es posible seguir pagando, cualquier calamidad, en este porcentaje tan alto, puede llevar a la bancarrota: perder el empleo, tener un accidente que no permita trabajar, o realizar un gasto urgente e inesperado, pueden dar al lastre con las finanzas.

El aspecto más importante cuando se tiene una cifra de deudas de esta magnitud es el de informar tu nueva situación financiera ante acreedores o entidades bancarias.

De hecho, esta decisión es mucho mejor que simplemente esperar, evadiendo el problema. A los acreedores les interesa que puedas pagarles, por lo que es mejor anticiparse y exponerles el caso, para llegar a nuevos acuerdos que te permitan seguir cumpliendo con las cuotas.

Por lo anterior, negociar una deuda consiste en informar a tus acreedores de las condiciones de tus finanzas, para poder buscar acuerdos viables, que permitan hacer llevadero los pagos. Con esto, se evitarán demandas y embargos en el futuro. 

¿Dónde acudir para negociar o cancelar deudas?

Se debe acudir a las entidades bancarias con las que se tengan créditos activos, o a los acreedores con los que se haya solicitado un dinero en préstamo.

También puede ser útil que exista una intermediación, como un abogado, cuando se tratan de cifras altas de dinero.

¿Cuáles son nuestras opciones en una negociación?

Existen múltiples maneras de enfrentar la situación. Las más comunes son la cancelación, la extensión, la unificación y el periodo de carencia.

La cancelación de la deuda es la eliminación por completo, pero ofreciendo un pago por fuera de los parámetros inicialmente pactados.

Por ejemplo, se puede cancelar la deuda dando como pago una propiedad, un bien inmueble de valor o el coche.

La extensión se trata de ampliar los plazos de pagos. Esta opción también permite que se evalúe no solo el tiempo de pago, sino también las cantidades.

La unificación, como sospecharás por su nombre, se trata de reunir las deudas en un solo pago. De esta forma, los intereses no estarán dispersos y se podrá controlar más las cuotas. 

Muchas entidades financieras tienen planes de compra de deuda o cartera crediticia, con unas tarifas de intereses que pueden llegar a ser más viables y atractivas para la situación financiera. 

El periodo de carencia permite que se tenga un rango de tiempo en donde sólo se pagan los intereses, más no el capital que se debe en sí.

Algunas entidades bancarias permiten esta solución, debido a que siguen obteniendo una parte del dinero mes a mes, sin realizar trámites jurídicos de cobro. 

¿Puedo eliminar la deuda o cambiar sus condiciones?

Desde que los acreedores lo permitan, sí es posible. Lo fundamental es expresar una buena voluntad, la intención de querer pagar, y demostrar que se está pasando por un declive financiero que no permite enfrentar la situación con toda la solvencia. 

¿Qué condiciones de la deuda es recomendable negociar?

Se recomienda negociar siempre los plazos de crédito, ya que, al extenderlos un poco más, las cuotas pueden ser más moderadas. Pero, ¡cuidado! Esto puede hacer que la cantidad final sea un poco más elevada.

Igualmente, es recomendable hablar sobre los intereses. Si bien estos muchas veces son inamovibles, en varios casos pueden ser reevaluados.

Recomendaciones para renegociar las deudas bancarias

Recomendaciones para renegociar las deudas bancarias

Lo primero es llegar con un pleno conocimiento de la situación económica personal. De esta forma, se puede hablar con propiedad frente a los acreedores.

En segundo lugar, es fundamental lanzar una propuesta que pueda ser satisfactoria para el acreedor. Recuerda que se trata de un acuerdo, donde cada parte debe quedar de la mejor manera posible.

Por último, todos los pactos que se hagan deben quedar por escrito. Con ello, se evita que el acreedor intente reclamar, en el futuro, las condiciones anteriores. 

Infórmate correctamente mediante los asesores de la entidad

Actualmente, para los bancos es mucho mejor llegar a acuerdos con los deudores, que iniciar trámites de cobro, ya que esto les implica dinero.

Tal escenario abre posibilidades para que se busquen soluciones a las situaciones de impago. Los asesores de las entidades bancarias pueden plantear medidas, para que se salden las cuotas de acuerdo a la situación del solicitante.

Realiza un estudio detallado de todas las alternativas posibles

Hay varios despachos judiciales que ayudan a las personas a solucionar sus problemas de deudas. Hemos detectado cuáles tienen más casos de éxito, y puedes verlo en nuestro comparador.

Con ellos, es posible evaluar las opciones que se tienen, si la insolvencia ya es mucha, o si se ha caído en amenazas de embargos.

¿Cuándo se debe iniciar la negociación de una deuda?

En el momento donde se presente morosidad en las deudas, pagos atrasados, y meses sin reportar una cuota, ya es poco lo que se puede negociar. A este punto, el acreedor tendrá la razón en reclamar, incluso con embargos.

Por lo tanto, el mejor momento para iniciar una negociación de deudas, es mucho antes de caer en la insolvencia. 

Si te está costando mucho trabajo cumplir con los pagos, o si estos consumen gran cantidad de los ingresos, es hora de realizar una evaluación seria de gastos e ingresos, para plantear soluciones. 

En resumen, las deudas pueden renegociarse de diversas formas, que alteran las cuotas, los plazos, o hasta los intereses. Pero esto debe hacerse antes de caer en la insolvencia total, o la morosidad contundente, ya que el abanico de propuestas baja considerablemente.

¿Necesitas ayuda? Tenemos en la mira las entidades que pueden dar solución a tus problemas, con altos índices de éxito. ¡Contáctanos para informarte!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.