¿Qué enfermedades se tratan con células madre?

Las células madre son un tipo de células en estado primitivo, que pueden generar cualquier otro tipo de tejido, ya bien sea ósea, muscular o nervioso.

Gracias a los grandes avances de la ciencia, hoy tenemos la posibilidad de usar mecanismos regenerativos celulares como tratamiento a graves padecimientos.  Entérate en este artículo qué enfermedades se tratan con células madre y cuáles podrían llegar a curarse. 

¿Qué son las células madre?

Las células madre son un tipo de células en estado primitivo, que pueden generar cualquier otro tipo de tejido, ya bien sea ósea, muscular o nervioso.

Su importancia y potencial recae justamente en la capacidad que tienen de generar nuevas células especializadas de todo tipo, siendo una promesa para la medicina. En otras palabras, son las células con las cuales se crean otro tipo de células. 

Ventajas de estudiarlas

La ciencia ha tenido un especial interés en las células madre, debido a su potencial para entender y curar algunas enfermedades.

Dado que muchos de los padecimientos que afectan actualmente a la humanidad son producto del mal funcionamiento de tejidos, o su deterioro progresivo, las células madre aparecen como una forma de reemplazar y regenerar algunos órganos.

Estudiar estas células y entender su proceso de multiplicación, da muchas luces sobre cómo se comportan algunas enfermedades en el cuerpo. Especialmente, para entender cómo se da el decaimiento del tejido y cómo es posible su reemplazo con células nuevas.

A día de hoy, se continúa estudiando el potencial que tienen en cuanto a posibilidades de trasplante de tejidos, para ayudar a los pacientes que requieren órganos sanos.

De hecho, una de las razones por la que este tema es tan investigado, es para comprobar que no tenga efectos adversos en los pacientes. La seguridad de los procesos es un tema relevante para la comunidad médica y científica.

¿De dónde provienen?

Este tipo de células se encuentran principalmente en tejidos embrionarios, o en tejidos blandos, como la médula ósea.

Las células madre de tejidos embrionarios, como las que se encuentran en el cordón umbilical, tienen una capacidad mucho mayor de convertirse en nuevas células.

Éstas son llamadas pluripotentes, gracias a su capacidad de multiplicarse tanto en otras células madre, como en tejido de cualquier parte del cuerpo.

Las que se encuentran en partes como la médula ósea de adultos, tienden a poseer menos idoneidad de transformarse en tejido de otro tipo. Aun así, su potencial sigue siendo elevado.

Gracias a los avances en tecnología, se han podido crear células madre pluripotentes de forma artificial, replicando las propiedades de las células embrionarias. 

Medicina regenerativa con células madre

En la actualidad, existen miles de pacientes que sufren de algún padecimiento debido al deterioro de un tejido u órgano, que afecta alguna función.

Con las células madre, se pretende regenerar o reparar ese tejido, para que el órgano vuelva a su normalidad y pueda generar el proceso funcional sin problemas.

La regeneración de tejidos con células madre se vislumbra como el futuro de los trasplantes, ya que no se requiere de un órgano completo, sino de un conjunto de células especializadas que puedan reparar el daño.

Al igual que un trasplante ordinario, se debe tener cuidado con el desarrollo del estado del paciente, ya que se puede generar un rechazo ante las células madre, si son incompatibles. Estos procedimientos deben ser realizados sólo por profesionales. 

Terapias con células madre que ya se realizan

terapias con celulas madre

Durante los años anteriores, se han realizado terapias que incluyen tratamientos a enfermedades cardíacas y del sistema nervioso, con un índice de éxito bastante prometedor. La leucemia, los síndromes mielodisplásicos y los linfomas, han mostrado mejoras considerables después de un tratamiento adecuado con células madre. 

Leucemia

La leucemia es un tipo de cáncer que ataca el sistema circulatorio humano. Es causado por el crecimiento desbordado de glóbulos blancos en la sangre.

Al no existir un número normal de glóbulos blancos, se deteriora la producción de glóbulos rojos, que llevan el hierro a la sangre. El paciente puede padecer de fatiga, hematomas sin golpearse o piel pálida.  

Esta enfermedad puede ser aguda, que es más frecuente en niños y se desarrolla a gran velocidad, o crónica, que tiende a demorar más en síntomas y es más común en adultos.

Ambas pueden ser tratadas con células madre de la médula ósea, que es donde se generan los glóbulos del torrente sanguíneo. 

Síndromes mielodisplásicos

El síndrome mielodisplásico es un estado preliminar a la leucemia. Esta enfermedad se caracteriza por el mal desarrollo de los glóbulos blancos o rojos en la médula ósea.

Al no tener un funcionamiento normal, estas células mueren rápidamente o son destruidas por el sistema inmune. Por ello, el paciente puede empezar a tener problemas relacionados con la escasez de glóbulos rojos o plaquetas.

Los tratamientos adecuados con células madre pueden dar resultados positivos para regenerar la producción de estas células defectuosas.  

Linfoma

Este es un tipo de cáncer que ataca el sistema linfático, que hace parte del sistema inmune de los humanos.

Se pueden padecer dos tipos de linfoma: el de Hodgkin y el linfoma no hodgkiniano. El primero tiene un proceso de curación más simple, en tanto que el segundo dependerá del estado de avance en el paciente. 

Otras enfermedades de la sangre

Con las células madre se tratan enfermedades sanguíneas como las anemias agresivas o crónicas, como la anemia de Fanconi o la anemia aplástica.

También es posible tratar las deficiencias de plaquetas, las enfermedades de inmunodeficiencia, mielofibrosis y enfermedades de la médula ósea. 

Enfermedades hereditarias

Muchas enfermedades hereditarias pueden ser tratadas gracias a las células madre. Entre ellas, encontramos la inmunodeficiencia combinada, la eritroblastopenia, las deficiencias hereditarias de plaquetas o la disfunción fagocitaria. 

Ensayos clínicos para futuras terapias con células madre

Hay evidencia muy prometedora sobre la incidencia de células madre en el tratamiento de enfermedades difíciles de erradicar, como la parálisis, el Alzheimer o el autismo severo.

Incluso, hasta hace unos años, se pensaba que las enfermedades neurológicas no podían ser revertidas, porque era imposible regenerar el tejido nervioso perdido. La ciencia contemporánea ha dado una esperanza a los pacientes con estos padecimientos, al lograr importantes avances con las células madre y la recuperación de células nerviosas.  

Enfermedades neurológicas

Ciertas enfermedades neurológicas afectan la motricidad, debido a la pérdida de conexiones entre el tejido nervioso. 

Las conexiones nerviosas y neuronales pueden regenerarse con el uso de células madre, ya que éstas pueden multiplicarse y reconstruir la unión necesaria para llevar los impulsos eléctricos que logran el movimiento.

Actualmente, los estudios avanzan en enfermedades como la epilepsia, la distrofia muscular y la lesión de médula. 

Enfermedades autoinmunes

Una de las fallas que puede presentar el sistema inmune alterado, es la de destruir tanto células sanas como nocivas, sin hacer distinción.

Este perjuicio hace que se presenten muchas enfermedades con diferentes niveles de gravedad, como la esclerosis, la anemia crónica, la miastenia o la dermatomiositis.

El tratamiento con células madre puede ser la respuesta a una cura contra estas enfermedades, ya que reemplazaría las células con malfuncionamiento, encargadas de regular el sistema inmune. 

Enfermedades cardiovasculares

En España, el 25% de los decesos, durante los últimos dos años, se ha dado por una afección relacionada por una falla cardiovascular. 

Gracias a las células madre, se podrían prevenir y mejorar las condiciones de pacientes con padecimientos de isquemia, cardiopatía isquémica o miocardiopatía.

Tratamientos experimentales con células del cordón umbilical

Como bien se mencionó, las células halladas en el cordón umbilical, o pluripotenciales, poseen una gran capacidad de transformarse en cualquier tejido.

Las investigaciones apuntan a que el uso de estas células puede tener una alta efectividad en pacientes con lesiones cerebrales traumáticas. Las secuelas de pérdida de movilidad o sensibilidad en ciertas partes del cuerpo podrían mejorarse con el tratamiento con células del cordón umbilical.

Si te queda alguna duda sobre las enfermedades que son tratables con las células madres, no dudes en contactarnos y te las resolveremos de inmediato.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.