Problemas para cobrar un seguro de vida

Tabla de contenidos

Cientos de personas han encontrado problemas para cobrar un seguro de vida. Pero no siempre es por error o mala fe de la aseguradora. Aquí te explicamos cuáles son las causas más frecuentes para el rechazo de una indemnización y qué se puede hacer al respecto.

¿Puede la compañía de seguros denegar el pago de un seguro de vida?

Cuando no se cumple alguno de los estatutos de los contratos, las compañías de seguros pueden denegar el pago. Es así como los clientes malhumorados, que no logran reclamar los beneficios del seguro, las hacen ver como los antagonistas de la película. Pero, en el fondo, lo que puede estar ocurriendo es una confusión en los límites de la póliza.

Error en la solicitud

¿Eres de los que le gusta mentir un poco al llenar los datos personales? Piénsalo bien de ahora en adelante, porque ese puede ser un motivo más que suficiente para que la aseguradora descarte pagar la cobertura.

El simple hecho de tener imprecisiones en la información personal o en los datos de interés para la compañía, como estado de salud, parentesco, ingresos, es suficiente para denegar una póliza.

¿Te parece una decisión radical? Debes tener en cuenta que las pólizas se calculan de acuerdo al perfil del tomador y de sus beneficiarios. Por ende, la información suministrada es de vital importancia para determinar los alcances de la póliza.

Exclusiones

Leer la letra menuda siempre será importante. Allí es donde se detallan la mayor cantidad de exclusiones, las cuales no son más que situaciones en las cuales la póliza no se hace responsable de la cobertura.

Dicho de otra forma, son los alcances que tiene el seguro para que sea posible cobrar las indemnizaciones o hacer uso de los servicios. Un ejemplo muy claro de ello, se presenta en los seguros de coche. Si ocurre un accidente, la póliza no tendrá cobertura si el conductor titular se encontraba en estado de embriaguez, o incumpliendo las normas de tránsito.

Cláusulas que componen el contrato del seguro

Fundamentalmente, el contrato se compone del riesgo que se cubre, el asegurado y sus beneficiarios, el monto de las primas y el valor asegurable.

El riesgo a cubrir debe especificar, como su nombre lo indica, qué hecho peligroso intenta prevenir. Como este evento se genera sobre una persona o bien material, debe especificarse también quién es el asegurado (o qué se asegura). Dado que no todos los riesgos son iguales, el valor de las primas debe ser estipulado con claridad. Por último, se consigna cuál es la cantidad a la que tienen derecho los beneficiarios como indemnización.

¿Qué motivos puede alegar una aseguradora para rechazar el pago de un seguro de vida?

Entre los principales, se hallan los vencimientos de cobertura, el fraude, los datos imprecisos en los datos, o eventos que se salen de las manos de la compañía, como catástrofes o desastres naturales.

Vencimiento de la póliza

Muchas personas olvidan que tienen una póliza contratada, y sólo llegan a recordarlo cuando ocurre una calamidad. Esa es una de las principales razones por las que dejan de pagar las cuotas, haciendo que la póliza venza, o no tenga validez.

También ocurre el caso donde los plazos de cobertura se cumplen, dando lugar al vencimiento de la póliza. Si se contrata un seguro de vida por un tiempo determinado, se debe verificar que, al momento de ocurrir algo, esté dentro de los plazos vigentes, para que sea posible cobrar la indemnización.

Fraude

Este ítem está muy relacionado con la omisión de información, especialmente en los seguros de vida que se relacionan con el estado de salud del tomador.

Omitir cualquier síntoma o padecimiento puede ser nefasto para el contrato, ya que se terminaría pagando por un seguro que finalmente no va a cubrir ni proteger, ya que la compañía puede alegar que no hubo buena fe o sinceridad de parte del tomador.

Documentación con errores

motivos puede alegar una aseguradora para rechazar el pago de un seguro de vida

La documentación con imprecisiones en datos de residencia, ingresos, historial personal, o cualquier información necesaria para tasar el seguro es un factor que anula la efectividad de la cobertura. De hecho, es de las razones más comunes que argumentan las aseguradoras para no pagar.

Muerte por suicidio

Aunque es un tema polémico, las aseguradoras no pueden permitirse desembolsar fuertes cantidades de dinero ante un evento como este, ya que es premeditado y puede prevenirse.

Para evitar un desenlace fatal como este, los contratos estipulan que un deceso de esta forma no tiene cobertura hasta bien pasados los dos años desde su contratación. Este periodo de carencia se hace con el fin de que las intenciones de la persona puedan ser detectadas a tiempo, para ofrecerle ayuda y tratamiento.

Fallecimiento del asegurado causado por el beneficiario

Shakespeare nos enseñó muy bien con su obra EL rey Lear que los herederos son capaces de cualquier cosa para hacerse con el trono. La literatura, el cine y cientos de escritos han reforzado esta idea. Y no es descabellado que, incluso hoy en nuestros días, pueda presentarse una escena similar.

Las compañías de seguros no han escatimado en prepararse para una eventual situación de ese tamaño, y por ello, han excluido las coberturas si los beneficiarios atentan contra el titular asegurado.

Conflictos armados

Una guerra puede desatarse de forma imprevista… ¡y vaya si lo hemos comprobado recientemente! Ante hechos como este, las aseguradoras no pueden hacerse cargo de todos los costes que implica. Incluso, dentro de los eventos que no se cubren, también es común que se estipulen las catástrofes naturales y similares.

Práctica de deportes de riesgo extremo

Es imposible negar que quien practica paracaidismo está más expuesto al riesgo que quien sólo juega golf. Para las compañías de seguros, el hecho de estar más propenso a un accidente ya es un factor determinante para negar pagos de pólizas.

Si lo tuyo son los deportes extremos, existen productos especialmente diseñados para ello: las coberturas especiales. Aunque son más costosas.

Qué hacer si la aseguradora deniega el pago de la indemnización de la póliza de vida

Lo primero es revisar los puntos anteriormente mencionados. Si alguno de ellos se incumple, será difícil alegar el cobro. Pero, si no es el caso, y la aseguradora aún se niega al pago, se debe contar con el respaldo de un abogado, para llevar el caso a los estrados judiciales, con todas las pruebas que garantizan el cumplimiento de las normas.

Recapitulando las líneas anteriores, si tienes un problema para cobrar un seguro de vida, debes revisar cada una de las cláusulas y de los alcances de la póliza. Es importante revisar las fechas de cobertura, las situaciones en las que el seguro no se hace responsable, así como, las condiciones.

¿Buscas un seguro a tu medida? Ya hemos comparado cientos por ti. Ve a nuestra sección de comparador, y elige la mejor compañía. ¡Te gustarán las tarifas y todo lo que tiene para ofrecerte!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.