Qué cubre un seguro de vida: Coberturas y Garantías

Cuando hablamos de garantías de un seguro de vida, nos referimos a las obligaciones y acuerdos que tiene la aseguradora.

¿Te has preguntado si tus seguros tienen extras que desconocías? Es muy común que esto suceda, especialmente con los seguros de vida. Aquí puedes enterarte qué cubre un seguro de vida y cuáles son sus coberturas y garantías.

Fallecimiento: Cobertura principal de un seguro de vida

Inicialmente, los seguros de vida se concibieron pensando en el apoyo económico a la familia de quien fallece, ya que, si esta dependía del difunto, pasaría por un duro golpe financiero.

Ante esta calamidad, la familia del fallecido (o quien éste haya designado como beneficiario al momento de asegurarse) obtendría una indemnización económica, equivalente a los aportes que se hayan abonado. 

Este tipo de seguro se hace efectivo bien sea por deceso por causas naturales, o por un desafortunado accidente. Algunos pueden incluso cubrir los gastos funerarios y el sepelio.

Ante lo anterior, hay que tener claro que no todos los fallecimientos tienen cobertura por el seguro de vida. Por ejemplo, algunos tipos de deceso premeditado no son respaldados por las aseguradoras.

Adicionalmente, algunas pólizas pueden cubrir emocionalmente ante la pérdida de un ser querido, ya que incluyen servicios como acompañamiento psicológico y terapéutico.

Garantías extras de un seguro de vida

Cuando hablamos de garantías de un seguro de vida, nos referimos a las obligaciones y acuerdos que tiene la aseguradora, de acuerdo al plan que se contrate. 

Al haber una fuerte competencia, muchas pólizas han incluido garantías adicionales al seguro de vida, como, por ejemplo, indemnizaciones en caso de accidente, invalidez o incapacidad motriz. 

Incapacidad permanente o absoluta

¿Qué sucede cuando un asegurado no pierde la vida, sino que tiene un accidente que limita sus facultades? En ese caso, el seguro de vida también entra a ser un aliado para enfrentar la situación.

Si bien el fallecimiento de una persona es un suceso infortunado, un accidente irreversible también lo es. Y la calidad de vida de quién lo sufre no vuelve a ser igual.

Si el afectado no puede volver a ejercer su profesión o desempeñarse en ninguna labor a raíz del accidente, el seguro de vida lo indemnizará.

Enfermedad grave

Muchos seguros de vida ofrecen una cobertura frente a enfermedades que disminuyan la capacidad de trabajo del tomador.

Lamentablemente, este tipo de cláusulas no cubre generalmente a personas de edad avanzada. También es muy probable que esta cobertura se pierda con el tiempo, ya que no es común que se mantenga si el asegurado ha pasado cierta edad.

Anticipo de gastos

En repetidas ocasiones, se requiere de dinero para emergencias o gastos imprevistos, como es el caso de pago de impuestos de sucesiones o de inhumaciones.

El anticipo de gastos permite que se retire parte del dinero asegurado, para cubrir este tipo de eventualidades.

De esta forma, el seguro de vida también funciona como un garante para emergencias, que te respalda cuando surgen gastos no previstos. 

Accidente de acompañante

Tener un seguro de vida personal es imprescindible, pero tenerlo con el cónyuge, es pensar realmente en el bienestar integral y la tranquilidad de todo el núcleo familiar. 

Si por infortunios de la vida, se presenta el fallecimiento de ambos cónyuges en un accidente, el seguro para acompañante será un respaldo de tranquilidad para la familia, abarcando todos los gastos de ese desafortunado hecho y reconociendo las indemnizaciones correspondientes.

Coberturas adicionales

Los servicios de papelería, documentación e inhumación en caso de un fallecimiento, son abarcados por la aseguradora.

Estos forman parte de las coberturas adicionales que te ofrece un seguro de vida, para que no tengas que buscar a un letrado o al profesional correspondiente en momentos tan angustiosos como una defunción. 

Servicios adicionales en una póliza

servicios adicionales poliza seguro de vida_

Después de un evento trágico, como la pérdida de un familiar, es difícil afrontar trámites legales y de defunción, los cuales, por ley, deben realizarse.

El seguro de vida resulta ser un respaldo adicional en este sentido, ya que es la aseguradora quien se encarga de realizar todo lo relacionado a documentos y certificaciones.

Algunas pólizas ofrecen también servicios de testamento, anticipos de capital, asesorías y revisiones médicas para sus beneficiarios. 

Gestoría y asesoramiento

Varios de estos seguros funcionan como un ahorro también, o contienen cláusulas de ayuda a sucesiones. En este caso, los asesores pueden ayudarte en saber qué es lo mejor de acuerdo a tu proyección y planes a futuro. 

Testamento online

Dado que la muerte es una circunstancia imprevista, lo mejor es contar con un testamento, independientemente de la edad.

Para las personas de mayor edad, es más difícil desplazarse hasta una notaría o hasta el lugar donde se realicen los oficios jurídicos para redactar un testamento. 

Las aseguradoras son conscientes de ello y ofrecen servicios de testamento online, que reduce el desplazamiento a cero y es mucho más rápido de realizar. 

Anticipo de capital

Ante una sucesión, se deben pagar ciertos impuestos para hacerla efectiva. El seguro de vida puede desembolsar este dinero, siendo un apoyo para agilizar los trámites. 

Asistencia y segunda opinión médica

Muchos seguros de vida incluyen beneficios en salud, como evaluaciones médicas o chequeos de rutina. 

Algunas pólizas incluyen revisiones generales en el estado de salud sin costo adicional, así como chequeos específicos para evitar enfermedades graves.

¿Qué no cubre una póliza de vida?

Anteriormente, mencionamos que un seguro de vida no cubría decesos premeditados, es decir, que no sean accidentes o por causas naturales. De hecho, se estipula que para que un seguro de este tipo sea cobrado, debe haber transcurrido un año como mínimo desde su adquisición. 

Igualmente, no se cubren a personas que practiquen deportes de alto riesgo, dado su exposición a situaciones extremas y de forma constante. Para ellos, existen otro tipo de pólizas más específicas, aunque mucho más costosas.

Tampoco se cubren los hechos donde se produzca fallecimiento o invalidez por imprudencia del asegurado, como lo es la conducción temeraria o el realizar actos en contra de la ley.

Si se comprueba que el accidente fue causado de forma voluntaria, se pierde la posibilidad de indemnización y la aseguradora no podrá hacerse cargo del hecho. 

Para finalizar, los accidentes o muertes causadas por desastres naturales rara vez son cubiertos por pólizas de seguros de vida, a menos que sea un seguro muy especializado y lo incluya. 

¿Hasta qué edad te cubre un seguro de vida?

Los seguros de vida poseen un rango de edad, tanto en un tope mínimo como en un tope máximo. Luego de superar la barrera máxima, el seguro deja de cubrir y de responsabilizarse.

Los menores de edad – menos de 18 años -, no pueden contratar directamente un seguro de vida. Deben ser amparados por un adulto que extienda su cobertura a ellos. 

Para el caso de la edad máxima, no existe una ley que establezca ese tope, pero la mayoría de aseguradoras toma como edad límite entre los 65 y 70 años.

Para el caso de encontrarse cubierto o asegurado, la gran parte de aseguradoras toma como límite la edad de 74 años. En caso de invalidez, cubren hasta los 65 años. 

Gracias a nuestras comparaciones entre seguros de vida, hemos definido cuáles son los que tienen mayores coberturas, con unos precios muy atractivos.

Te invitamos a ver nuestro listado, en donde analizamos diferentes criterios de precio y garantías y a escoger el mejor de ellos. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.