Qué son las células madre y para qué sirven

Tabla de contenidos
Las células madre son un tipo de célula sin desarrollo final que sirven como materia prima del cuerpo humano para sus funciones de regeneración.

Gracias a los estudios recientes sobre las células, y en especial las consideradas tipo “madre”, es posible regenerar casi cualquier órgano o tejido. Aquí te explicaremos qué son las células madre, y para qué sirven, mucho más a fondo.

Para empezar, debemos decir que las células madres parecen ser el futuro de la medicina moderna. Estas células tienen la sorprendente característica de dividirse para formar casi cualquier tipo de tejido corporal, en unas condiciones muy específicas en laboratorio.

A pesar de tener un futuro muy prometedor, este tipo de procedimientos genera polémica por su parte legal y ética. Por ello, sólo algunas clínicas y centros especializados pueden manipular los tratamientos realizados con células madres.

Para tu seguridad, hemos realizado un análisis de los centros especializados que cumplen con toda la reglamentación legal y que tienen casos exitosos dentro de sus terapias.

¿Qué son las células madre?

Las células madre son un tipo de célula sin desarrollo final que sirven como materia prima del cuerpo humano para sus funciones de regeneración.

Por ser células en un estado “primitivo”, pueden transformarse en cualquier otro tipo de tejido, ya bien sea muscular, óseo o del sistema nervioso.

A partir de las células madre se desarrollan todas las demás células con funciones más especializadas o específicas, cumpliendo sólo una función en la etapa de madurez.

A raíz de lo anterior, resultan particularmente especiales las células madre. Ningún otro tipo de célula tiene la capacidad de transformarse en diferentes tejidos.

Muchos de los estudios que se han llevado a cabo sobre células madre, no sólo ayudan a tratar enfermedades, sino que aumentan la capacidad de comprender cómo se desatan estos padecimientos.

Estos avances en la comprensión de enfermedades originan más y mejores técnicas para abordar las alteraciones y afecciones que atacan nuestro cuerpo. 

¿Para qué sirven las células madre?

Estas células son particularmente útiles en campos como la medicina y el área de la salud, ya que, combinadas con otras terapias, resultan ser muy efectivas para tratar ciertas enfermedades.

Afecciones neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer pueden ser tratadas gracias a procedimientos con células madre.

También son efectivas para regenerar tejidos en caso de lesiones muy severas o por enfermedades cerebrales traumáticas, así como enfermedades cardiacas.

Todo lo anterior es posible gracias a su capacidad de transformación y evolución a otros tipos de tejido, haciendo así posible el regenerar órganos dañados por enfermedades.

Los especialistas en la salud cultivan las células hasta lograr un tejido nuevo que puede usarse en trasplantes sobre pacientes que requieran una operación para mejorar su calidad de vida.

Es de destacar que no todos los usos son meramente quirúrgicos. Con estas células, también se hacen ensayos de nuevos medicamentos y fármacos, para ver la reacción y comprobar que puedan ser usados en humanos sin riesgo alguno ni efectos secundarios adversos.  

¿Cómo se obtienen las células madre?

Este tipo de células se encuentran principalmente en tejidos blandos, como la médula ósea y también es posible encontrarlas en algunas zonas de las pulpas de las encías. 

Pero es en el cordón umbilical o en el líquido amniótico donde se encuentran la mayor calidad de este tipo de células.

De hecho, existen técnicas aún más refinadas para obtenerlas, y se trata de los blastocitos o células fecundadas en laboratorio, que contienen células madre pluripotentes con un alto porcentaje de ser usadas para crear nuevos tipos de tejido.

Para extraerlas, sólo se toma una muestra del tejido que las contiene y se cultivan en plaquetas de laboratorio.

¿Cómo se clasifican las células madre?

como clasificar celulas madre

Si bien todas las células madres poseen la característica de transformarse en casi cualquier órgano o componente del cuerpo, existen ciertas limitaciones debido a su naturaleza.

Por ejemplo, las células madre embrionarias poseen un potencial mucho más alto de desarrollarse en otro tipo de célula, en tanto que aquellas que son más adultas, o células maduras, pueden presentar incompatibilidades a la hora de cambiar su condición.

Aunque la clasificación más habitual se hace por la sección o lugar de donde sean tomadas, y no por el tiempo de vida que tengan las células en sí. De esta forma, encontramos:

  • Mesenquimales cultivadas a partir del tejido de un cordón umbilical.
  • Mesenquimales extraídas del ADN de un cordón umbilical.
  • Mesenquimales extraídas de tejido adiposo.
  • Mesenquimales extraídas de la médula ósea.

Se les denomina “mesenquimales” porque proviene del mesodermo, una de las capas que recubre los tejidos blandos del cuerpo humano.

En síntesis, los tratamientos con este tipo de células prometen ser el futuro debido a sus excelentes capacidades regenerativas.

Si deseas conocer los sitios autorizados para realizar estos procedimientos, te invitamos a ver nuestro listado, donde analizamos cada opción de acuerdo a la eficiencia y normativa vigente.  

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.