Conoce los tipos de extintores para cada tipo de fuego

Tabla de contenidos
Es importante conocer qué extintor utilizar según el tipo de fuego para evitar daños peores.

Los accidentes por incendio son más comunes de lo que crees, así que es mejor estar preparado. Conoce aquí los tipos de extintores para cada tipo de fuego y evita que un susto se convierta en algo mayor.

Quizá hayas visto la típica escena de humor, donde alguien intenta sofocar un fuego, pero, en su lugar, lo empeora. ¡Que no te suceda a ti! Es muy común equivocarse con el tipo de extintor a usar para controlar ciertos incendios.

En nuestro análisis, te explicaremos cuáles son los mejores agentes químicos para extinguir un incendio y cómo reconocer cuándo usar un determinado tipo de extintor.

Un extintor para cada tipo de fuego

Aparentemente, todos los incendios son iguales: un fuego que va devorando todo a su paso. Pero no te dejes llevar por las impresiones, o por la adrenalina del momento: se debe tener control de la situación y saber qué tipo de extintor usar, según el caso.

Por ejemplo, las incineraciones que se provocan en objetos como el mobiliario, se sofocan con un extintor diferente al que se ahogaría un fuego producido en un coche o en un ordenador.

Por lo anterior, es muy importante reconocer los tipos de fuego, como veremos en las siguientes líneas. 

Clase A, sólidos

La clase A se refiere a fuegos que se propagan en sólidos que forman brasas. Por lo general, esto ocurre en componentes de tipo orgánico, como la madera, el papel y las telas.

Clase B, líquidos

En la categoría B encontramos los fuegos causados por líquidos inflamables, especialmente en combustibles como la gasolina – nafta, los aceites y los derivados del petróleo como la parafina y algunas ceras. También los alcoholes, que son altamente inflamables, entran dentro de esta categoría.  

Clase C, gases

En la clase C hallamos los fuegos producidos por gases inflamables, como el gas natural (gas propano, metano o gas butano). 

Clase D, metales

Aunque pueda sorprender, muchos metales son inflamables, y no necesariamente a altas temperaturas, como el aluminio o el magnesio. Esto ocurre cuando son pulverizados y se encuentran en un estado muy fino. 

Clase F, aceites y grasas de cocina

A pesar de que se puede pensar que son fuegos causados por líquidos inflamables, como los anteriormente descritos, los incendios producidos en aceites y grasas tienen un comportamiento diferente, por lo que se les clasifica de forma totalmente aparte. 

Qué tipo de extintor usar por cada tipo de fuego

tipo de extintor usar tipo fuego_

Intentar apagar un fuego tipo D con un extintor diseñado para fuegos tipo A, será una tarea riesgosa, ya que se puede aumentar el peligro de la situación.

Por ejemplo, los polvos o químicos secos son los mejores para apagar combustibles y los extintores de agua no deben usarse en equipos eléctricos, por su riesgo de producir un cortocircuito y más llamas. 

En el siguiente apartado, te explicaremos cómo usar correctamente cada tipo de extintor. 

Extintores de agua

Los extintores de agua son excelentes para los fuegos tipo A, ya que, al ser sólidos y tener brasas, se apagan fácilmente con agua. 

Es importante recalcar que este tipo de extintores no debe usarse para apagar sistemas eléctricos, ya que el agua conduce electricidad y se puede producir un cortocircuito (por no hablar de un daño o riesgo más grave).

Extintores de agua pulverizada

Este tipo de extintores es excelente para sofocar fuegos tipo A, es decir, sobre sólidos con brasas. También es posible usarlos sobre líquidos inflamables.

Su eficiencia radica en que pueden ahogar el fuego de manera mucho más amplia que los de agua común, ya que el agua pulverizada crea una nube alrededor del fuego, evitando que se expanda. 

Extintores de espuma

La espuma es un mecanismo eficiente para controlar las llamas de tipo A y B, es decir, las producidas en sólidos y líquidos. 

Son muy efectivos, ya que la espuma crea una capa que sofoca el fuego, evitando que este se reactive por corrientes de aire.

Lamentablemente, no se puede usar en lugares donde haya presencia de sistemas eléctricos, ya que puede ocasionar un riesgo de corte eléctrico.

Extintores de polvo

Los extintores de polvo son los más prácticos y comunes de encontrar, ya que pueden ser usados en sólidos como papel, madera y telas, así como en líquidos inflamables, combustibles y gases inflamables. 

Su mayor fortaleza es que pueden usarse también en situaciones donde hay riesgo eléctrico, ya que, al ser polvo, no conducen la electricidad y sofocan el incendio sin riesgo de cortocircuito.

Extintores de CO2

¿Qué sucede si el incendio ocurre en un costoso equipo eléctrico? En ese caso, lo mejor es usar el extintor de dióxido de carbono (CO2).

El fin de ello es dejar el equipo que sufrió el daño en las mejores condiciones posibles, debido a que usar un extintor de polvo sobre él, sofocaría el fuego, pero podría causar daños sobre el dispositivo o máquina, más que las causadas por las mismas llamas.

Clase de extintores por tamaño

Hay extintores para cada propósito, y en ello también radica su tamaño. Por ejemplo, no es el mismo peso de un extintor para una planta industrial, que el del coche.

Los más comunes son de dos kilogramos y son destinados para uso domiciliario o en oficinas, así como el transporte.

En las zonas de trabajo o bodegas, encontramos extintores de seis kilogramos, con una capacidad mucho mayor.

Los extintores de espuma vienen generalmente en tamaño de seis kilogramos y los de CO2, por lo regular son de dos kilogramos. 

Existen extintores de mucho mayor peso y dimensión llegando a los cincuenta kilogramos de peso, pero su uso es típicamente industrial, donde se debe controlar grandes áreas en caso de incendio. 

Tipos de extintores según su eficacia

Habiendo tantos tipos de extintores, te preguntarás, ¿cuál es el mejor? ¿Cuál debería adquirir? Para ello, debes tener en cuenta el uso que vas a darle.

Aunque es de destacar que los extintores tipo ABC son ampliamente usados, ya que sofocan muy bien los fuegos más comunes.

A menos de que se trate de una zona industrial, o de un sitio donde se manipulen sustancias muy especializadas, el ABC es el extintor de uso casero y de oficina más recomendable.

Si tienes necesidades más específicas, te recomendamos algunas de las categorías a continuación.

Extintores de eficacia ABC

Son los extintores más prácticos y confiables, ya que apagan de forma muy efectiva los fuegos producidos en sólidos, líquidos y gases inflamables.

Por sus propiedades multiuso, son ideales para tener en hogares y oficinas. Lo mejor: pueden usarse en equipos eléctricos sin problema.

Están constituidos principalmente por fosfato monoamónico y sales pulverizadas, por lo que no representan riesgo eléctrico a la hora de apagar equipos o dispositivos que usen la electricidad. 

Para un extintor de dos kilogramos de peso, la eficiencia está catalogada por la nomenclatura 183B (donde el número corresponde a su eficiencia en litros).

Extintores de eficacia ABF

Aquí encontramos los extintores de espuma, con eficacia en sitios como cocinas y garajes, donde puede haber presencia de líquidos inflamables. 

Un extintor de dos kilogramos da una eficiencia en nomenclatura 70B.

Extintores de eficacia AFFF

La eficacia de estos extintores es contra los fuegos en aceites, es decir, tipo F. Están especialmente diseñados para controlar derivados de petróleo y sustancias resinosas.

Extintores de eficacia clase B

La eficiencia clase B hace referencia a los extintores muy útiles para los fuegos en equipos eléctricos. Si el incendio se presenta en un sistema eléctrico, estos son los indicados a usar. 

Si tienes alguna duda de cual es el que debes utilizar, te invitamos a que un experto te asesore al respecto y te diga con total seguridad cuál es la mejor opción para ti, tu hogar y tu negocio. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.