Morir sin un seguro de decesos

Según lo dispuesto por la ley, son los familiares quienes deben asumir los costes de un deceso.

En caso de tener un accidente fatal, ¿quién pagará los gastos de tu funeral? ¿Tu familia? ¿Tu cónyuge? ¿Y qué ocurre si no pueden asumir esa carga económica? Esto es algo en lo que debemos reflexionar porque morir sin un seguro de decesos, es un problema caro.

Para esos momentos tan llenos de dolor, donde lo menos que se tiene es actitud para tomar decisiones, un seguro de decesos toma una relevancia protagónica.

Éste cubre todos los gastos y trámites administrativos de un sepelio, para que la familia pueda pasar, con menores dificultades, el momento difícil por el que se atraviesa al perder a un familiar. 

¿Qué pasa si una persona muere y no tiene seguro de decesos?

Según lo dispuesto por la ley, son los familiares quienes deben asumir los costes de un deceso. Incluso si la persona fallecida deja bienes o propiedades, son los allegados quienes se deben responsabilizar de su venta o liquidación para asumir los gastos. 

Pero existen casos más complejos. Por ejemplo, cuando el patrimonio del fallecido sea nulo o cuando sus familiares no tengan la capacidad económica para hacerle frente a un sepelio.

Si ocurre lo anterior, es casi seguro que el núcleo familiar deberá recurrir a la ayuda de otros para asumir los gastos o se tendrá que solicitar un entierro de beneficencia

¿Cuánto cuesta un entierro sin seguro?

Normalmente, un entierro ronda los 3.500 euros en total, como mínimo, teniendo en cuenta los gastos de inhumación, traslado y féretro, siendo este último uno de los elementos más costosos, rondando los 1.200 euros.

Hay unos costes importantes también en el alquiler del tanatorio, que es de alrededor de 500 euros y el servicio de incineración o entierro, que es de aproximadamente 600 euros.

Pero esa suma puede elevarse hasta los 10.000 euros, cuando se deben hacer procedimientos especiales o si se desea realizar una despedida mucho más conmemorativa.

¿Qué pasa si no tengo dinero para pagar un entierro?

Cuando no se dispone del capital suficiente para asumir el entierro, se debe pedir ayuda a los ayuntamientos locales o la beneficencia.

En algunas provincias, existe una modalidad de entierro de beneficencia. Este tipo de entierro debe estar avalado por la institución de servicios sociales de la comunidad en cuestión o su figura equivalente.

¿Es necesario un seguro de decesos?

No es una obligación contar con un seguro de decesos, pero es altamente recomendable. Y las razones son básicamente las expuestas: ¿te imaginas dejar toda la carga económica a tu familia? O peor aún, ¡quizás ellos no puedan costearlo!

Dejar un evento tan importante a la incertidumbre nunca es una buena idea y contar con un seguro de este tipo da mucha tranquilidad en todos los aspectos de la vida.

Es evidente que nadie quiere sufrir un accidente de tan altas proporciones. Pero también es un hecho que son eventos a los que estamos expuestos, sin excepciones. 

Por ello, y dado su bajo costo, te recomendamos adquirir una póliza de decesos. Tienen muchos beneficios agregados y evitarás preocupaciones.

¿Qué cubre un seguro de decesos?

coberturas seguros de decesos

Como es de imaginarse, y según todo lo expuesto, este seguro se encargará de cubrir todo lo relacionado al fallecimiento.

La mayoría de las pólizas tienen similitudes y cubren los servicios referentes a inhumación, el coste del ataúd, los gastos de sepelio y actividades fúnebres.

En muchos casos, cubren también los trámites y gestiones que deben hacerse ante los organismos estatales, como la actualización del estado civil del cónyuge (si lo tuvo), la baja del libro de vida (que ahora es en formato virtual) y la adjudicación de testamentos.

Algunas pólizas más especializadas cuentan con servicios de traslado o repatriación, en caso de que la muerte se haya dado en el extranjero. También cuentan con coberturas especiales para familiares con discapacidad.

Precios seguro de decesos

Cada compañía de seguros es libre de establecer sus tarifas. Los precios, como es de esperarse, varían de acuerdo a la cantidad de servicios adicionales que se deseen contratar.

En términos generales, se puede establecer que la media del coste de un seguro de decesos se encuentra en la tasa de los 140 euros por año.

En algunas provincias y comunidades, esto puede variar. Por ejemplo, para localidades como Soria, Ceuta y Cáceres, los costes son algo más bajos, del orden de los 122 euros anuales. Pero en Zamora, La Rioja o Lérida puede ascender hasta los 184 euros anuales.

Cabe resaltar que algunos factores, como la edad o el tipo de actividad profesional, influyen en los costes del seguro. Por ejemplo, algunas actividades laborales, consideradas de alto riesgo, tienen seguros especializados, que son generalmente más costosos. 

Alternativas al seguro de decesos

Aunque el seguro de decesos es el más puntual en casos de un desafortunado evento como el fallecimiento de un ser querido, existe también otra opción: el seguro de vida.

Si bien este no se especializa en las coberturas funerarias, sí puede funcionar como un respaldo económico para la familia, en caso de que el asegurado titular pierda la vida.

¿Aún tienes dudas con el seguro de decesos? ¡No lo pienses más! Es para la tranquilidad de los tuyos. Envíanos un mensaje, para asegurarnos de que tengas la mejor asesoría de acuerdo a tus necesidades.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.