¿Cómo funcionan las subastas inmobiliarias?

En una subasta de bienes raíces, la propiedad se vende al mejor postor. Obtén más información sobre cómo funciona una subasta y consejos para participar en una.

Anualmente, se subastan cientos de casas en las principales ciudades de España. Pero, ¿cómo entrar a una subasta? ¿Cómo funcionan las subastas inmobiliarias? Te despejamos las dudas a continuación.

Dentro del territorio nacional, Barcelona y Madrid encabezan la lista de ciudades con mayor número de propiedades en subasta. Muchas personas acceden a las subastas para tomar propiedades como inversión, o como vivienda habitual.

Pero no todos los ciudadanos se enteran de las viviendas en subasta o no saben cómo buscar este tipo de ofertas. ¿Cómo funciona?

Para entender este tema, hay que partir de explicar cómo se da la subasta. Esta suele darse al momento de liquidar una propiedad para reclamar una deuda.

Son muchas las personas que, lamentablemente, debido a una mala administración de sus finanzas o a situaciones impredecibles como la se vivió en el 2020, ven sus ingresos reducidos o anulados y no pueden asumir sus deudas.

Por ello, muchos bancos cobran las deudas con las propiedades de estos, tomándolas en embargo. Y, al liquidarlas, las ponen en remate o en subasta.

Por cierto, te lo contamos aquí: una forma de salir de las deudas puede ser acogiéndose a la Ley de la Segunda Oportunidad. ¿Os suena? Puedes obtener más información aquí

Una vez se hace efectivo el embargo y el juzgado da el aval de la subasta, se publica en el Boletín Oficial del Estado, BOE. Con ello, se ponen unas fechas límites para recibir interesados.

En las subastas puede participar cualquier persona física o jurídica y sólo es necesario realizar los trámites o inscripción. 

¿Cuánto tarda una subasta inmobiliaria?

Aunque aquí parezca que es un trámite muy rápido, en realidad, las subastas suelen tardar varios meses. 

Para la oferta inicial, se da un plazo de 20 días. Es aquí donde los interesados pueden realizar sus ofertas, para ser tenidos en cuenta como interesados en la propiedad.

La dilatación se presenta cuando el propietario o deudor, hace reclamaciones judiciales. Estas pueden quedar activas hasta 12 meses, dependiendo del tipo de reclamo legal que haga. 

¿Qué es necesario para adquirir viviendas en subastas?

Para las subastas, sólo es necesario registrarse en el portal del BOE, y contar con unos montos que son solicitados para ser tenido en cuenta como interesado en la propiedad. 

Actualmente, las subastas se hacen por medios electrónicos. Así que sólo es necesario el registro para ver las propiedades que se encuentran disponibles.

Si se desea realizar una oferta o puja, se tiene un plazo de 20 días hábiles. Si la oferta prospera, o es más ostentosa que la de otros oferentes, se pasa al plano de adquisición de vivienda.

Para entrar a las subastas, también se debe tener en cuenta que, en muchos casos, se debe pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (dependiendo de la comunidad), en caso de que se adquiera la vivienda. 

¿Qué pasa con las subastas finalizadas sin pujas?

A esto también se le conoce como una subasta desierta. Y se da cuando no hay interesados en la propiedad y no se presentan ofertas.

Para estos casos, el acreedor puede quedarse con la propiedad, pero para ello debe notificarlo en 20 días hábiles. De no hacerlo, el embargo se puede levantar.

Los acreedores o el banco (en la mayoría de los casos) puede también solicitar la adjudicación de la propiedad, dependiendo si se trata de la vivienda habitual del deudor o no. Estas regulaciones se encuentran más detalladas en el artículo 671 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. 

Requisitos para participar en una subasta de viviendas

Requisitos para participar en una subasta de viviendas
Se pueden encontrar buenas ofertas en las subastas, pero se debe tener un buen capital para entrar en la puja.

Además de encontrarse inscrito en el BOE o en las plataformas habilitadas para subastas, existe un importante requisito que se debe cumplir para ser tomado en serio en las subastas.

Este requisito se trata, nada más y menos, que contar con un porcentaje del capital, para poder ofertar. Generalmente, este porcentaje debe ser del 5% del total del precio de subasta inicial.

Por ejemplo, si se oferta por una propiedad cuyo valor está tasado en 90.000 euros, se deberán aportar 4.500 euros a la oferta.

Si la subasta falla a favor de esta oferta, se pagarán los 85.500 euros restantes y aquí está el segundo gran requisito: demostrar que se cuenta con músculo financiero o solvencia para adquirir la propiedad. 

Consejos para participar en una subasta de pisos

Es importante conocer si la propiedad por la cual se está haciendo una oferta, tiene deudas con Seguridad Social o deudas de cualquier otro tipo. Para estos casos, la oferta no se podrá realizar por el 5%, sino por un 25% del precio de lanzamiento.

Hay que ser consciente de que cuando se oferta por una propiedad con este tipo de deudas, no sólo se compra la vivienda, sino que se adquieren todas las cargas y gravámenes que posee. 

Aunque las subastas suelen estar por debajo del precio comercial, es importante conocer este tipo de cargas, ya que su pago total puede resultar no ser tan atractivo para los compradores.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.