¿Quiénes son los herederos legales de un seguro de vida?

¿Quiénes son los herederos legales de un seguro de vida? Obtén más información sobre el proceso y quién puede reclamar un seguro de vida.

En la ley, es común que se generen malentendidos en las sucesiones, debido a que no se estipuló con vehemencia quién o quiénes debían de recibirlas. Por ello, aquí vamos a despejar las dudas sobre quienes son los herederos en un seguro de vida. 

Diferencia entre heredero y beneficiario del seguro de vida

Partamos de hacer una diferenciación, entre dos figuras que generan mucha confusión en los seguros: la del heredero y la del beneficiario.

Es bastante común confundir estos dos conceptos ya que, aparentemente, tienen un comportamiento muy similar. De hecho, en la mayoría de los casos, pueden coincidir en la misma persona.

Cuando se habla de beneficiario, se hace referencia a la persona sobre la que recaen las ayudas o atenciones a las que se comprometió cubrir el seguro. Estas coberturas pueden ser activadas bajo las condiciones que se determinen en las cláusulas, como un hecho puntual (un accidente) o el simple paso del tiempo.

En muchos contratos de seguro de vida, la póliza no se limita a cubrir un solo beneficiario. Puede tratarse de un grupo de personas, como un núcleo familiar.

Por su parte, cuando se habla de heredero, se trata de aquella persona que recibe una sucesión por el fallecimiento del titular del seguro. Esto generalmente ocurre cuando el titular no asignó claramente, en vida, a un beneficiario reclamante.

Aunque lo más común es que quienes heredan sean los hijos, también puede tratarse de personas allegadas al fallecido, cuando éste no haya dejado descendencia.

Entonces, ¿quiénes son los herederos legales en un seguro de vida?

Para la ley, son herederos legales aquellos que haya designado el titular estando en vida. En caso de que éste no haya asignado a nadie, se tomará como herederos a su familia en primer grado de consanguinidad, como es el caso de los hijos.

Si se presenta la situación de que son varios los hijos candidatos a reclamar la herencia del seguro de vida, se tendrá en cuenta las condiciones personales de cada uno de ellos.

Los hijos que presenten una limitación en sus capacidades físicas, o que no puedan trabajar por condiciones especiales, pueden ser priorizados para heredar el seguro de vida.

¿Qué tomar en cuenta para designar un beneficiario?

Al tomar un seguro de vida, siempre se debe designar a un beneficiario, ya que es sobre quién van a recaer las coberturas de la póliza.

Pero ocurre con frecuencia que las pólizas no especifican suficientemente quienes son los beneficiarios, limitándose a expresar que son los descendientes.

¿Qué pasa cuando son muchos descendientes? ¿O si aparecen hijos no reconocidos? En estos casos es donde se presentan asperezas para decidir quién debe recibir los beneficios.

Por lo anterior, la recomendación es que se tenga siempre claridad para estipular los beneficiarios, sin ambigüedades.

¿Cómo redactar beneficiarios de seguro de vida?

Dado que pueden surgir múltiples interpretaciones si sólo se menciona que el beneficio es para la familia, se recomienda que la redacción sea de la forma más clara y directa posible.

Esto quiere decir que, en lugar de escribir “familiares”, o “hijos”, se recomienda redactar específicamente el nombre de las personas que van a recibir las coberturas del seguro.

¿Qué es importante tener en cuenta al momento de designar?

elegir heredero como beneficiario del seguro
El heredero puede ser tanto un descendiente, como alguien ajeno a la familia, estipulado en el testamento.

Para designar beneficiarios o herederos, según sea el caso, hay que tener sumo cuidado. No basta con que se determine de forma aleatoria.

Por ejemplo, siempre hay que pensar en el futuro. Los hijos que padezcan alguna enfermedad, o que no puedan valerse por sí mismos, son los más indicados para ser designados como herederos del seguro.

También puede darse el caso de que el titular prefiera dejarle la herencia a su cónyuge, en especial cuando se trate de una persona que depende exclusivamente de los ingresos del tomador

En los casos donde el cónyuge no desarrolle ninguna actividad económica, o reciba menos de 8.000 euros de capital de forma anual, se puede establecer que sea esta persona quien reciba los beneficios de los ahorros del seguro de vida. 

Dicho todo lo anterior, es importante tener en cuenta las condiciones de cada persona en particular, para escoger, de la manera más acertada y equilibrada, quién será el heredero.

¿Cuánto se paga por heredar un seguro de vida?

¿Pagar por heredar? ¡Sí! Como lo lees. Las herencias están sujetas a gravámenes y a las tributaciones estipuladas bajo los términos del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Esta tarifa puede variar entre las comunidades autónomas, ya que cada una establece unos pagos diferentes, de acuerdo a la condición del sucesor y los montos a heredar.

La cuota de impuesto puede ir desde el 7% hasta el 34%, dependiendo de la suma. Pero existen también ciertas reducciones que se aplican en función de la edad y el grado de parentesco.

Para los descendientes herederos directos, mayores de 21 años, se salvaguardará de impuesto la suma de 15.993 euros. Para parientes de otros grados, como hermanos o sobrinos, la deducción abarcará hasta 7.993 euros.

Los hijos con algún tipo de limitación física o enfermedades graves, tiene unas deducciones extras sobre las que tampoco se aplicará ningún tipo de impuesto.

En conclusión, reclamar una herencia puede ser un arduo trabajo, si no se tiene claridad sobre los términos en los que el titular designó a los sucesores. Contar con la ayuda de un profesional en las leyes puede ser vital para reclamar lo que corresponde. 

¿Tienes dudas sobre cómo cobrar una herencia de un seguro de vida? ¡Aquí te ayudamos! Contamos con expertos en el área del derecho, para que rescates el monto, con la tarifa más baja en impuestos. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.